Menos que ayer, un poco más que mañana

Les podría decir que en dos meses y tres días estaré partiendo para mi nueva casa. Podría ser más exacto y decirles que me voy en 63 días. O incluso, muchisimo más exacto y afirmar que me voy en 1512 hs. Mejor cabe la afirmación “Esteban tiene muchas ganas que llegue el Gran Día”.

Ésta semana empiezo a vivir mi intercambio.

El Jueves viajaré a Berisso a donde iré al Circulo Lituano más grande de todo el país, voy a empezar a vivir la cultura, y probablemente saque alguna conjetura.

El viernes estaré viajando a Paraná, Entre Rios. donde YFU, realiza la primer reunión Pre-viaje junto a otros intercambistas.

El que me conoce sabe cuanto estoy disfrutando toda esta etapa previa. Leo todos los días algo nuevo, algún tip o chimento o curiosidad del país que me dan más y más ganas de viajar. También, obviamente, me da algo de miedo enfrentarme a doce meses de un país que más allá de todo lo que leo, realmente no conozco.

Estoy más que convencido, que de todo esto, solo cosas positivas salen, pero igualmente (y para quien halla vivido esto me entenderá) me preocupo por lo que viene… 

 

Y EL PASAJE? ACA TA!

Un mail puede definitivamente cambiarte la cara, el día y la semana. Hoy pude comprobarlo…

Hace algunas horas, revisé mi casilla de correos y muy felizmente descubrí un mail de YFU, más precisamente de Valentina (Coordinadora).

Lo abrí y vi que tenía dos archivos adjuntos, sin leer sus títulos hice click sobre los mismos, y uno me transportó a un hermoso (y no por su estética) archivo en letras negras que decía los datos de mi avión, Un Boeing que me llevará a mis sueños.

Tengo fecha, 21 Agosto, aunque me voy una semana después de lo pensado, tengo una emoción y una felicidad tan grande, que nada puede opacar este momento.

¿Sentiste que podes volar? ¿O que tu corazón se sale de adentro tuyo? ¿Que tus sueños te golpean la puerta y que vas a abrirla? 

No se como puedo describirlo, probablemente con un montón de cursilerias propias de la felicidad que conlleva todo esto, pero francamente, poco me importa no ser cursi. Hoy, me importa ser feliz y nada más. Y ese avión, ese mail, son sin dudas puertas mágicas que me tele-transportan a una nueva etapa…

Respirando en Lituano

Ya casi. Solo 77 suspiros.

En 77 días empezaré a responder todas las dudas que hoy nadan en mi cabeza.

Probablemente, me encuentre y tenga que enfrentar una cultura muy distinta, un país diferente. Pero creo que de eso se trata. Para entender al mundo, hay que vivirlo tal y como es. Yo quiero que esta experiencia me enseñe a ser mas tolerante, que me dote de conocimientos invaluables, de vivir la multiculturalidad del globo.

Hoy, mientras escucho mi lista de reproducción de la Bersuit, imagino que en 6 meses, estaré escuchando alguna banda Lituana. En vez de esperar que el guiso se cocine, esperare probar la sopa fría de Remolachas que tanto hablan. En vez de esperar a que juege mi amado River en México, me haré hincha de algún equipo lituano de Basket, Realmente no se cuantas cosas pueden llegar a cambiar en mi.

Las experiencias hacen al hombre, y la vida es un conjunto de experiencias. Total, cuando el juego termine, lo único que quedará conmigo es lo que viví. 

Hoy, soy un adolescente ansioso que espera a que llegue el gran momento. Quiero llegar ya a Ezeiza. Hacer el Check In y tomar mi avión.

Quizás ,en 78 días cuando llegue a Vilna, podre responder algo de todo esto.

Hoy, solo me queda seguir esperando, sin dejar de soñarlo…