Hace ya casi un año y medio, decidí postularme para irme de intercambio a otro país por el Rotary Club de mi Distrito, pase por una instancia. Y luego sin darme explicaciones, comprendí que había sido rebotado.

La vida es básicamente eso. Prueba y error. Acierto y rebote. Pero francamente todos estamos preparados para el éxito (o eso pensamos) y nadie te enseña a resistir al fracaso. Eso te lo da la vida, y aunque aprendí el sin sabor de la derrota, y mirándolo en perspectiva no fue tan malo. Me dolió mucho, muy dentro mio sentía un fracaso inmenso, pero también sabia que eso no era mi techo, para nada, ese era mi piso…

Yo me considero una persona muy afortunada y que tiene mucha esperanza. Creo que cuando uno desea las cosas verdaderamente, pasan. Obvio, también hay que buscarlo, el destino no es un papa noel que atiende los 25 de Diciembre, sino que hay que poner de nosotros una cuota de perseverancia, esfuerzo y otros condimentos.

Y así fue. Un día  agregue a mi perfil de Facebook a un hombre que había dado una charla sobre intercambios en una escuela cerca de la mía. Lo agregue, y le pregunte si existía algún tipo de fondo para becas, por que yo era consiente que mi realidad económica no encajaba con un programa de intercambio. El hombre (Diego) me dijo que pronto lanzarían una beca.

Pasaron días y días, y un día recibí un mensaje de Diego: “Hola Esteban, fíjate en el perfil de YFU (mas tarde contare que es) y fíjate el enlace de la beca” Era una nueva chance, una nueva esperanza se encendía. Lei los requisitos, y le dije a mis viejos que me iba a un año a algún país báltico (se los dije afirmándolo) Medio riéndose, medios preocupados, me dijeron por que decía eso, y les dije que iba a aplicar para una Beca que otorgaba una Fundación Internacional llamada YFU (youth for understanding) para irme un año a los bálticos.

Creo que mama casi muere al escuchar que era un año. Yo estaba convencido, esa es otra clave para el éxito, confiar en las posibilidades de uno mismo…

Leí nuevamente con mama los requisitos y vi que pedían muchísimos papeles. Mis viejos desconfiaron un poco, entonces mandaron a investigar a mi hermano sobre la veracidad de la existencia de YFU (jajaja), comprobado eso, mande todo. Solo faltaba esperar.

Dias interminables, semanas inagotables, y al fin sono el telefono. ¿Vieron que les dije que la vida era prueba y error? bueno, esta vez tambien erraba. Si, me senti triste, decepcionado de mi mismo. Pero sabia que ese era el principio, ¿Quien me robaba las ganas de soñar? NADIE. El dia que no tenga mas ganas de soñar, no merezco estar vivo, los sueños son el combustible del alma…

Al otro día Diego me dijo, que la fundación quería proponerme para una beca internacional para ir a Lituania (También Báltico) pero que yo debía pagarme mi pasaje. Estudie precios, posibilidades, y con mis viejos decidimos que fuera un si (sin tener la plata). Envolví mis sueños y esperanzas y las envié nuevamente a un nuevo comité observador, quien decidiría mi futuro intercambio-

Nuevamente la espera fue eterna.

Era martes, 19,30 hs. Recién sonaba el timbre del recreo. Yo sabia que ese día o al siguiente me iban a llamar por la beca. El teléfono sono. Le pedí a mi mejor amiga que me acompañe. Me fui a un salón vacío. Atendí. Y me di cuenta que era Diego de YFU (pobre ya había perdido el apellido, era diego de YFU). Me dijo: “Felicidades, te vas a Lituania!” Grite, reí, me abrace a mi amiga, y le dije “Gracias, Gracias”. Corte la llamada, y casi al instante me llamo mi vieja. Me dijo: “¿Te llamaron de YFUS (si, con s)? le dije,
“ma, gane”.

Yo se que ella no estaba feliz, estaba contenta por que era lo que yo quería (y quiero) pero ella es mi vieja, y junto a papa, no querían (y creo que no quieren) tenerme lejos tanto tiempo, Cosas de padres, supongo que cuando sea uno, lo entenderé. ¿No?

Ayer me dieron mi Diploma en el colegio que acredita mi beca. Peter (un pasante Húngaro, que ya es mas argentino que el mate) dio una charla y me otorgo el presente. Casi llore. Me emociono la situación de haber pasado algunas adversidades y aun así nunca perder las esperanzas y luchar por mis sueños (eso me lo enseñaron mis viejos).

Hoy no tengo mi pasaje, y aunque eso realmente me atormenta, se que dentro de algunos días lo tendré. Tuve que pedir nuevamente ayuda. El intendente Municipal (Juan Pablo de Jesus) me ayudara a pagarlo, pero debo esperar los tiempos burocráticos que eso implica.

Faltan 87 dias para irme a Lituania, me tomare el vuelo el 16 de Agosto. Dicen que un intercambio no es un año de tu vida, sino una vida en un año…No se si sera asi, quizas en escasos 15 meses, cuando vuelva de Lituania (con una bolsa llena de experiencias) les contare mi respuesta a esto.

Muchas gracias, por leerme. Y recuerden, no pierdan las esperanzas, vivan de sus sueños y alimenten el alma!